La finalidad reguladora de la evaluación

Aprender conlleva identificar las dificultades, los obstáculos y los errores, evaluándolos, es decir, identificándolos, entendiendo sus causas y tomando decisiones para superarlos. Es lo que llamamos evaluación formativa/formadora.

El error es algo normal en todo proceso de aprendizaje, si un alumno realiza bien una tarea la primera vez es que o bien ya sabía hacerla o la ha copiado. En ambos casos no habrá ningún aprendizaje. Por lo tanto, la evaluación con finalidad reguladora requiere la creación de un clima de aula en el que el error se pueda manifestar sin que sea penalizado, y en el que todo el mundo se pueda expresar, se escuchen las propuestas, se valoren y se integren cuando se consideran válidas.

Astolfi J.P. (1999). El error, un medio para enseñar. Colección: Investigación y enseñanza, 15. Sevilla: Ed. Díada.

Presentación prezi

¡Recurso!
Ejemplo de proceso de evaluación reguladora
L'objectiu d'aquest web és compartir recursos per avançar vers una avaluació formadora i gratificant